Compartir

Finalmente el despiste de los priistas, no era tanto como su presidente recriminó.  Los halagos desmedidos de su hombre fuerte Luis Videgeray-en su momento-para José Antonio  Meade fueron premonitorios al parecer. La emoción no contenida de Peña Nieto, durante el cambio q                                                                                                                                            ue realizó en su gabinete, en el agradecimiento al hoy ex secretario de Hacienda fue exultante. Resaltó su trabajo,  casi como de “patriota entregado a las mejores causas de la Nación”. El grupo muy selecto y compacto reunido para la ocasión, tampoco disimularon su contento. Saben se quedarán, de un modo u otro, para el continuismo. Los casi 60 millones de mexicanos en la pobreza y miseria, verán llegar a un neoliberal más,  con las consecuencias que padecemos. Sumidos en el  crimen y la putrefacción, el país se hunde irremediablemente pero a la clase gobernante no le interesa. Tienen su “caja china” con las televisoras nacionales, que muestran un México inexistente. La realidad se refleja en las calles, los bolsillos, la salud, la canasta básica, desempleo de una comunidad en hartazgo..

*** Los sí despistados son los gobernantes, que ignoran el aumento de los  homicidios dolosos, secuestros, casos de extorsión, robo de vehículo que son “producto de la falta de acciones y voluntad política para recuperar la seguridad. Y no es una responsabilidad exclusiva de un gobierno, inicia en los municipios, pasa por los estados y alcanza a la Federación”. Cientos de miles de millones de pesos del erario, aplicados en tareas distintas de seguridad pública fracasadas. Ninguna economía puede avanzar, si el país está infectado con la corrupción y la violencia extrema. México está en los primeros lugares en el tema a nivel mundial.  Poco importa a la opinión pública, la grilla de la política sino hay resultados y se padece miedo y desesperación.  Riqueza extrema, de un pequeño grupo en el poder. *** “Los mexicanos no podemos permitir que esto continúe. El gobierno federal debe asumir su responsabilidad como coordinador nacional a través de la Comisión Nacional de Seguridad. Es necesario que los fondos federales para estados y municipios se etiqueten y fiscalicen para garantizar un uso eficiente. No es posible construir un país que crezca económicamente, que ofrezca un piso parejo de desarrollo a sus ciudadanos y que se consolide como una de las economías más importante, si no podemos asegurar el derecho más fundamental: la vida”: Juan Pablo Castañón.   *** Si Meade es el candidato del PRI a la presidencia, los cambios en el estado de Veracruz serán trepidatorios. *** “El PRI como partido de oposición debe marcar la agenda económica, política social y no lo está haciendo. Somos la segunda fuerza en el Estado, pero el PRI está dormido”, asegura Edmundo Martínez Zaleta. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.


 

entradas relacionadas