Compartir

* Narcomenudeo, secuestro, asesinatos y hasta pedir la ayuda del Ejército cuando escapó de otra banda que lo había plagiado
* El sistema penal siempre favoreció a Seferino Almendra, zeta e integrante de la banda del H
COATZACOALCOS, VER.


 

Seferino Almendra Delgado de 30 años de edad, conocido ampliamente en el hampa con el mote de ‘El Sicario’, quien iniciara su operación en Coatzacoalcos a principios del año 2011, durante la tarde del jueves luego de alcanzar su libertad tras encontrarse dos semanas en el Centro de Readaptación Social (Cereso), señalado por el delito de narcomenudeo, fue ejecutado a quema ropa.

Desde su llegada a este puerto, procedente de su pueblo de origen El Cocuite, perteneciente al municipio de Cosamaloapan, inició su carrera delictiva.

Entre robos a negocios de conveniencia, casa habitación, secuestros, cobro de piso entre otros delitos, se dedicó a operar en Coatzacoalcos, al pertenecer a la banda delictiva comandada por Hernán Martínez Zavaleta conocido como ‘El H’, líder del cartel de los Z.

Dicha banda criminal tenía su centro de operaciones en la colonia Benito Juárez Norte, Cinco de Febrero mejor conocida como Zona de Tolerancia o Barrio Alegre, así como en todo Coatzacoalcos y límites con Tabasco.

Mediante un fuerte operativo, el pasado 7 de agosto ‘El Sicario’ fue detenido por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Secretaría de Marina y Ejército Mexicano, junto a ocho personas más en una casa de seguridad ubicada en la calle Agustín Lara entre Hilario C. Salas y Lucas Alamán en el Barrio Alegre.

En ese momento detuvieron a estas personas, quienes fueron identificados como Seferino Almendra Delgado de 30; José Alberto Ramón Elvira, de 31; Alberto García Delgado, de 28; Guillermo Zetina López, de 31; Julio César Contreras Sánchez, de 27; Ernesto Cruz Pérez, de 21, así como Roxana Abigail Sagrero Wilsón, de 31; Lizbeth Vannesa Arias Nieves, de 24, y Dana Paola Sánchez Sagrero, menor de edad.

Las nueve personas fueron detenidas cuando viajaban en una camioneta Nissan Frointier de color naranja, con placas XX-26425 del estado de Veracruz, la cual fue robada con violencia, luego de que su propietario fuera secuestrado y victimado por esta banda criminal.

Pese a encontrarles un arma de fuego en su poder y dos unidades con reporte de robo, fueron consignadas ante la Fiscalía General del Estado (FGE) por el delito de narcomenudeo, por los que fueron consignados al Cereso, bajo la causa penal 230/2017, donde el Juez de Control les dictó vinculación a proceso.

Sin embargo, y a pesar de encontrarse disposición del juez, las mujeres lograron obtener su libertad, así como Seferino Almendra Delgado, quien salió la tarde del jueves del Duport Ostión, luego de encontrase 17 días preso.

Menos 20 minutos fueron los que “El Sicario” gozó de libertad, ya que después de subir al taxi 2353 de Coatzacoalcos y enfilarse rumbo a su centro de operaciones en la colonia Benito Juárez Norte, fue ultimado.

Metros antes de llegar al lugar donde se reuniría con otras personas, un comando armando interceptó al ruletero, quien fue identificado como Juan Pablo Orozco Basurto, quien intentó escapar de los delincuentes, los cuales iban contra Almendra Delgado.

Al darles alcance les dispararon a quema ropa, quitándoles la vida de manera inmediata, sobre la calle Emiliano Zapata casi esquina con Hilario C. Salas.

El cuerpo de este delincuente, quedó en la parte posterior de la unidad de alquiler, en la zona donde fue su centro de operaciones por más de seis años.

Largo historial

En enero del 2013, fue detenido por la policía estatal junto con tres jóvenes más, en posesión de artículos robados de una tienda en la colonia Benito Juárez Norte, los cuales lograron huir en el taxi 1987 de Coatzacoalcos, pese a que fueron puesto a disposición del Ministerio Público, donde fueron ingresados al CERESO. En mayo de ese mismo año, quedó en libertad.

Meses después, durante un operativo fue detenido por elementos del Ejército Mexicano en posesión de cocaína y mariguana, también fue recluido en el penal, por daños a la salud. Sin embargo, logró alcanzar su libertad.

Durante el año 2015, estuvo en las garras de la muerte al ser secuestrado por un grupo criminal rival en la colonia Puerto México, de los cuales logró escapar y pedir la ayuda del Ejército Mexicano, quien realizaba un operativo en ese sector, por lo que pasó a ser víctima de la delincuencia, y no de la que él operaba.

Su último golpe fue la ola de secuestros registrados en la zona centro de Coatzacoalcos, así como la casa de seguridad en la Zona de Tolerancia. Sin embargo, las balas lo alcanzaron después de lograr su libertad.

entradas relacionadas