Compartir

El director del FBI, James Comey, solicitó sin éxito durante el fin de semana al Departamento de Justicia que desmintiese públicamente las acusaciones del presidente Donald Trump de que su predecesor Barack Obama había ordenado grabar sus comunicaciones en 2016, indicaron hoy medios estadunidenses.

La información fue revelada en primer lugar por el New York Times, y confirmada posteriormente por otros medios, quienes citaron como fuentes altos funcionarios estadounidenses.

Comey argumentó que la gravedad de las acusaciones de “pinchazo” en las comunicaciones de Trump exigían un comunicado público por parte del Departamento de Justicia señalando que eran incorrectas.


 

Nota Completa: http://www.excelsior.com.mx/global/2017/03/05/1150307

entradas relacionadas