Compartir

Tras una reunión con autoridades municipales y el supervisor de la obra, Fernando Urueta, los colonos reiteraron su rechazo a la edificación de una barda perimetral de tres metros e incluso puentes peatonales, pues recordaron que la mayor parte de las personas que viven en ese sector son de la tercera edad, usan sillas de ruedas o bastones para caminar.

“No nos estamos negando a la vialidad, pero si estamos molestos porque nos va a afectar también en nuestro patrimonio. Hay mucha gente que tiene negocios, a su familia con años, hay gente de 70 u 80 años, fundadoras de la colonia ¿dónde vamos a poner nuestros vehículos? El pueblo les está pidiendo soluciones, respuestas”, expresó la señora Esmeralda Carrillo.

Nota completa: Presencia


 

entradas relacionadas