Compartir

Dormían los morenistas cuando les cayó la Gendarmería Nacional y la Policía Estatal. Tomaron el control de la presa Yuribia. Se apostaron para enfrentar el embate de los grupos que han usado el acueducto como arma de negociación, logrando convenios que generan obras y también prebendas como los 2.5 millones que mes con mes le entregaba, primero el gobierno de Veracruz, en los días de poder de Javier Duarte, y luego el ayuntamiento de Coatzacoalcos cuando se secaron las arcas estatales, robadas por la pandilla duartista. En la mira está Eloy González, maestro, morenista, al que el gobierno yunista le atribuye la última toma de la presa, al que van a aprehender porque reincide. Eloy González, a dos días de haber convenido que Yuribia quedaría liberado y que se realizarían obras en beneficio de la población, mantuvo retenidos a 12 encuestadores de la Sedesol de Veracruz, privados de su libertad en las oficinas del Comisariato Ejidal de Tatahuicapan. Tres horas después los soltó. Era el augurio de otro brote de inconformidad y la consecuente toma de la presa. De ahí que a las 4 de la mañana de este jueves 12 ingresó la Policía Estatal con el apoyo de la Gendarmería y tomó el control de las instalaciones. Quien ya entendió que la lumbre quema es Lino Bautista, el otro líder de los morenistas. Dejar sin agua a medio millón de habitantes es impopular. Provoca voto de castigo. Sólo los morenistas no descifran una ecuación tan elemental. Y de que les van a ejecutar las órdenes de aprehensión, se las van a ejecutar. El operativo está en marcha…


 

entradas relacionadas

1 Comment on this post

  1. ¡Bien hecho!, ya era hora de que llegara un remedio.